El karate, un estilo de vida…

El día de hoy me encuentro reflexionando sobre esta frase, creo que puedo hablar bastante sobre este concepto… puede mal entenderse (a mi juicio) puesto que algunas veces se piensa de manera literal.

El estar pegado al Dojo y al tatami no te hace un karateca, el ser karateca va mucho más lejos de la práctica del karate en el Dojo, no se trata de vivir pateando y haciendo katas todos los días, aunque si bien las katas y los ejercicios de karate son una herramienta, un camino para despejar la mente, para aclararse… la frase “el karate es mi estilo de vida” trasciende las patadas.

Al día de hoy me encuentro con 32 semanas de embarazo, y aún imparto clases de karate a los niños de Urawa Karate do, si bien no puedo hacer patadas brincando y mi cuerpo cada semana se cansa mucho más que la anterior, sigo creyendo que el karate es mi estilo de vida, quizá por mi situación me he puesto a reflexionar sobre esta frase. Hay muchos arte marcialistas que no tienen movilidad en las piernas, algunos tienen síndrome de Down y otros como yo nos encontramos temporalmente en reposo… otros más quienes tienen ya muchos años en el karate do ya no pueden hacer muchas cosas, ya el cuerpo no es como el de antes, aunque con muchos cuidados y precauciones, el cuerpo cambia. ¿Entonces ellos, yo, no podemos vivir el karate?

Ciertamente no podemos hacer algo impresionante como una nidan mae tobi geri, pero el karate sigue siendo una forma de vida. Es lo que le explico día a día a mis alumnos. Un karateca va mucho más allá de una persona con habilidades físicas excepcionales, un karateca es un ser humano que cubre ciertos principios, los principios del karate, en toda su vida. El bushido.

Un karateca es una persona que busca ser justa y honesta siempre, que le da a los demás el respeto que cada ser merece. Un karateca busca superarse día a día y no “atorar” a los demás, al contrario, busca ayudar a que los demás mejoren. Un karateca es cortés y respeta a los mayores.

El karate es mi estilo de vida, por lo menos eso intento, siendo una mejor persona, y sin abandonarlo… no es fácil seguir entrenando, sobre todo cuando tus circunstancias cambian, pero creo que el entrenamiento es personal, no a conveniencia, sino sincero. El aprender miles de katas no nos hace mejores karatekas, pero la constancia y la paciencia para perfeccionar una sí.

Son solo ideas sobre el karate como estilo de vida….

¿Uds. que opinan?

 

Anuncios

2 comentarios en “El karate, un estilo de vida…

  1. Robinson Calderón T. 23 enero, 2015 — 15:59

    Buenos días Oss.. El karate es una filosofía de vida en la cual cada practicante se desarrolla tanto física y mentalmente, para ser mejor ser humano cada día. El karate no límita a nadie, cada quien se pone sus propios límites porque como bien lo has dicho, hay karatekas con diferentes realidades que no le permiten desarrollar al máximo una rutina, pero el karate va mucho más allá, no es que tanto podemos hacer físicamente, más bien que tan firmes y perseverantes somos con nuestras batallas internas las cuales debemos vencer atravez de este camino en busca de un carácter perfecto. Osss

    1. Gracias por el comentario Robinson Calderón

      Oss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close