5 acciones que pueden dañar la creatividad de tu hijo

unnamed-1Es una triste realidad que algunas de las mejores mentes en el mundo sean limitadas a una corta edad, simplemente porque la sociedad las ha forzado a hacerlo.

Los padres no son los culpables de esto, ya que generalmente están haciendo lo que les dijeron o leyeron que era correcto. Sin embargo, algunas acciones que los padres toman respecto a la crianza de sus hijos, desafortunadamente, pueden hacerles más daño que bien.

Como dijo Paulo Coelho: “Todo el mundo tiene un potencial creativo, y desde el momento en que puedes expresar ese potencial, puedes comenzar a cambiar el mundo” ().

Como padres, debemos fomentar la expansión de la imaginación y creatividad de nuestros hijos. A continuación, veremos 5 acciones que algunos padres realizan y pueden estar dañando la creatividad de sus hijos.

  1. Dar recompensas extrínsecas

Bien, definitivamente es más fácil prometer un dulce o un juguete nuevo a tu niño si termina toda su tarea o practica piano por media hora. Pero haciendo eso, estás fomentando dos creencias nocivas dentro de su pequeña mente aún en crecimiento. La primera es que solo deben realizar algún trabajo si hay una recompensa; y la segunda, que lo que están haciendo en realidad es un “trabajo”.

Sabemos que la tarea no es lo más divertido del mundo, pero haciéndola bien hará que el aprendizaje sea más fácil. Si un niño asocia el tocar un instrumento con el trabajo duro, no se sentirá libre para ser creativo en lo que hace. En lugar de eso, recompensa su tarea bien hecha con una divertida pieza de música o un rompecabezas de matemáticas, algo que se relacione con su tarea. La recompensa tiene que ser relacionada con la habilidad que está desarrollando al hacer “la aburrida tarea”.

  1. Sobrecargarlos

En un esfuerzo para que los hijos sean expertos en algo, a menudo, los padres los inscriben en muchas cosas. Fútbol, karate, natación y clases de arte. Todo esto hará que conozcan de todo pero que sean expertos en nada. Usualmente, los niños llegan a sentir que “tienen que ir a la práctica de fútbol en la tarde”, en lugar de estar ansiosos por ir a hacer deporte. Al igual que los adultos que cada día “tienen que ir a trabajar” en lugar de estar ansiosos por hacer lo que más les gusta.

Muchas personas pueden funcionar así, pero en realidad son como robots. Las mentes más exitosas de la historia han hablado acerca de los beneficios de darse un respiro. Cuando la mente está libre de estrés y sin tener que seguir una rutina, puede reflexionar sobre los eventos del día y prepararse para el día siguiente. Sin un tiempo libre, los niños irán por la vida sin estar realmente preparados.

  1. Limitando sus decisiones

Por otra parte, darle a un niño muy pocas actividades o elecciones, también puede dañar su creatividad. De seguro muchos padres han experimentado esto: Le compras un juguete caro a tu hijo, que viene en una caja grande y horas después te das cuenta que tu niño está jugando con la caja. Probablemente no estés contento por ello, por el dinero que gastaste. Pero para el niño, eso no es solo una caja; puede ser una nave, un tren o una casa.

La lección aquí es que los niños ven el mundo de una forma diferente que los adultos, y forzándolos a tener nuestro reducido punto de vista, estaríamos matando su imaginación.

  1. Hacer que le teman al fracaso

Todos le temen al fracaso. Pero sin el fracaso, el éxito no se sentiría tan bien como en realidad se siente. Desafortunadamente, inculcamos a nuestros niños que el fracaso es el camino equivocado sin vuelta atrás. En realidad, el fracaso solo es una piedra en el camino hacia el éxito.

A menudo, encontrar la manera correcta de resolver un problema se trata de encontrar las maneras de cómo no resolverlo e ir cambiando el enfoque. Los niños necesitan entender que el fracaso es inevitable, pero es posible superarlo. La única forma de que en realidad fracasen es si dejan de intentarlo.

  1. Haciendo de todo una competencia

Incentivar la idea de que tienen que “vencer” a los demás, es mucha presión para un niño. Puedes darte cuenta de que incluso los deportistas más famosos no están obsesionados con ganarle al otro equipo; están enfocados en dar lo mejor de sí mismos y cuando lo hacen, terminan ganando el juego.

La única persona con la que un niño puede sentir como si tuviera que competir, es con él mismo. Debe encarar cada obstáculo con el objetivo de volverse mejor de lo que era el día anterior. Esto no solo permitirá que siga creciendo a diario, sino que también estará impresionado por sus progresos, en lugar de observar si es “mejor o “peor” que alguien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close