5 nutrientes esenciales en la dieta de un niño

nutrientesesencialesniño-urawakaratedo

Quizás como madre pienses que un vaso de leche y un yogur cubren las necesidades diarias de calcio de tu hijo. ¿O serán tres vasos de leche y dos yogures? ¡Vaya lío!

Los carbohidratos, las proteínas, vitaminas y minerales son esenciales para el crecimiento sano de los niños. A pesar de que sabemos lo difícil que puede resultar incorporar ciertos alimentos en sus dietas, estos 8 alimentos que baten a un multivitamínico podrían ser tus aliados.

En este artículo te explicamos cuáles son los nutrientes esenciales que no pueden faltar en la dieta tu hijo. ¡No te despegues!

1. Hierro

El hierro es el encargado de producir glóbulos rojos.

Si tu hijo no produce glóbulos rojos suficientes podría padecer una anemia, sentirse débil, cansado y con las defensas bajas.

Se debe de tener cuidado, ya que cuando la deficiencias son pequeñas no suelen ser diagnosticadas.

Para aumentar la ingesta de hierro de tu hijo, te recomendamos incluyas carnes en su dieta, ya que éste hierro se absorbe mejor que aquél que procede de judías, nueces o guisantes.

Podrías incluir una taza de espinacas cocidas, un panecillo integral, un tazón lleno de copos de avena o 100 gramos de carne magra.

Para lograr que tu hijo incremente la absorción del hierro, es recomendable que consuma vitamina C.

Una de las mejores fuentes de vitamina C son las naranjas, las cuales se encuentran en la lista de los 50 alimentos que son súper saludables de Nutrición Sin Más.

2. Calcio

Que tu hijo consuma suficiente calcio es necesario para que sus huesos se vuelvan fuertes. De este modo, si realiza alguna actividad física y sufre alguna caída, los riesgos de fracturas serán menores.

La vitamina D también podría ayudar y podrías incluirla en la dieta de tu hijo a través de diversos pescados como: los mejillones, pulpo, langostinos y gambas.

Incluye en su ingesta: productos no grasos, 2 tazas de leche desnatada, 30 gramos de queso parmesano o un flan.

También podrías probar con: cereales integrales con una taza de leche desnatada, un plato de espinacas cocinadas, un vaso de zumo de naranja, una taza de copo de avena, atún al natural o una taza de leche de soja.

3. Yodo

El yodo es imprescindible en la dieta de un niño, debido a las importantes funciones que cumple en el organismo.

Se encarga de regular la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal. Lo que significa que su déficit podría ocasionar hipotiroidismo, y a su vez, depresión, retraso mental, hipotermia, etc.

El consumo de sal yodada es suficiente para mantener los niveles necesarios de yodo en el organismo, siempre y cuando no sea en exceso (una cucharadita). Los pescados también son una buena opción.

4. Proteínas

Las proteínas son sumamente importantes en la dieta de un niño, ya que se encargan de proporcionar los aminoácidos necesarios a los músculos y también de formar anticuerpos para protegerlo de gripes, alergias o cualquier infección.

Según estudios, entre un 10% y un 15% de la dieta de un niño debe de ser proteica. A su vez, un 65% de la ingesta debe ser de origen animal y el resto vegetal.

Entre las proteínas de origen animal se encuentran: las carnes (cordero, vaca, cerdo), las aves (pollo, pato, pavo), los pescados y los huevos.

5. Carbohidratos

La mitad de las calorías que un niño consume diariamente, deben de ser aportadas por los carbohidratos, ya que estos son la gasolina del cuerpo.

Los hidratos de carbono complejos son los más sanos. Por el contrario los hidratos de carbono simples son los que debes evitar de darle a tu hijo, como las golosinas, pasteles y mermeladas.

Algunos ejemplos de carbohidratos complejos (almidones) son: los granos de cereales como el trigo, arroz y maíz; además de los derivados, como el pan y la pasta.

En definitiva, como madre debes proporcionarle a tu hijo alimentos de todos los grupos, ya que cada uno cumple con una función específica dentro del organismo.

La nutrición es vital para que los niños crezcan sanos y fuertes, en esta etapa de su vida la frase de “eres lo que comes”, está más vigente que nunca.

Por eso debes organizar su desayuno, meriendas, almuerzo y cena de acuerdo a los nutrientes esenciales que tu pequeño necesita.

Mamá precavida vale por dos, así que ¡Manos a la obra!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close