¿Cómo hacer que tu hijo coma más vegetales?

hijocomavegetales-urawakaratedoComo madres, sabemos que consumir abundantes frutas y verduras es beneficioso para nuestros pequeños, pero la verdad es que no logramos incluir la cantidad suficiente en sus dietas.

Los vegetales son una fuente natural de vitaminas y minerales necesarios para el organismo. Si aún no sabes cuáles comprar, esta lista de los vegetales más saludables del planeta de Nutrición Sin Más será de gran ayuda para ti.

En este artículo te damos las mejores ideas para que incluyas más vegetales en la dieta de tu hijo, de la forma más sutil y divertida. ¡Sigue leyendo!

Primero lo primero, ¿Por qué deben consumirlos?

Para que tu hijo crezca sano y fuerte, es necesario que consuma más verde y más variado. Por esto y más, los vegetales deben ser tus mejores aliados.

Los vegetales aportan antioxidantes y micronutrientes, capaces de proteger las células y los tejidos de agentes externos que pudieran enfermar a tu pequeño.

Son sumamente sanos, no contienen grasas saturadas (las golosinas sí y muchas), y apenas contienen calorías, lo que hace que se digieran muchísimo mejor que cualquier otro alimento.

Incorporar vegetales en la dieta de un niño, puede resultar un poco tedioso, puede que a él/ella no le guste el sabor, el aspecto o un sinfín de cosas más y tu como madre, te encuentras agotada por los numerosos intentos fallidos.

Pues hasta aquí llego tu problema, eso de preguntar: ¿Cómo sabes que no te gusta, si no lo has probado? Ha llegado a su fin.

Si bien es cierto, que quizás necesites un esfuerzo extra para aprender a prepararlos en divertidas recetas o estar más pendiente de meterlos en tu carrito de compras, te prometemos que valdrá la pena.

Ahora bien, ¿Cómo lo hago?

1. Agrega algo vegetal en cada una de sus comidas

Todos los extremos son malos y no debes pretender que todas las comidas de tu hijo deben ser 100% verdes.

Se trata de cambiar algunos hábitos nocivos por otros más saludables, sin intentar que tu hijo se convierta en vegetariano.

Si antes sus desayunos estaban acompañados por jugos altamente procesados, cámbialo por un vaso de zumo de frutas sin azúcar.

Una de las opciones más comunes para darle de comer a nuestros hijos cuando estamos apuradas es un plato de cereal, para hacerlo más nutritivo agrégale trocitos de melocotón, fresas, o piña.

En el almuerzo, si le preparabas un sándwich, agrégale un poco de ensalada dentro. Y en la cena, sírvele al menos dos verduras distintas con la comida principal.

2. La variedad ante todo

Si has tratado de incorporar los mismos vegetales por un tiempo y sin obtener buenos resultados, prueba con otros diferentes.

Si llevas meses intentando que tu hijo coma una  taza de berros y éste las rechaza, prueba con otros vegetales oscuros. Cuanto más oscuro es el color de un vegetal, más nutrientes contiene.

Existen muchísimas maneras de que tu hijo aproveche los beneficios que los vegetales podrían traerle. Por ejemplo: acostumbrándolo a comer dos piezas de fruta a media mañana.

Los niños por lo general, suelen ser amigos de las manzanas, las peras, las naranjas y el kiwi, por sus deliciosos sabores, entonces deja el miedo a un lado y agrega frutas a su lonchera.

Si tu hijo nunca ha comido vegetales antes, los más recomendables son las coles y espinacas. A su vez estas aportan muchísima fibra, minerales vitaminas, antioxidantes, flavonoides y otras sustancias protectoras.

La clave está en que conozca la mayor cantidad de verduras y frutas posibles para que tú logres saber cuáles son sus favoritas y te apoyes en ello.

3. Modifica platos antiguos

Enriquecer cualquier plato que solías prepararle a tu pequeño puede ser muy sencillo si tienes un poco de imaginación.

Los macarrones con queso suelen ser uno de los platos preferidos de los más pequeños de la casa y puedes volverlo más saludable.

Con hervir algunas verduras surtidas, como por ejemplo: brócoli, o algunas rodajas de zanahoria, tu hijo estaría comiendo lo que le gusta más los vegetales que necesita para incrementar su salud.

Aunque existen numerosos debates sobre si la pasta es saludable o no, nunca faltan en el menú del hogar y es de las comidas favoritas de los niños.

Las pastas pueden ser combinadas con ensaladas o agregarse a una sopa de vegetales. O bien, podrías hacer una salsa de calabacín, pimientos o zanahoria rallada y agregarle un poco de queso para no perder el toque.

Que tu hijo coma más verde y variado es muy fácil, solo debes usar tu don natural de madre para darle la vuelta y hacerlo divertido. ¡Suerte!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close